Se me ha roto una tubería, ¿qué hago?

Se me ha roto una tubería, ¿qué hago?

Rara vez ocurre, pero cuando sucede perdemos los nervios y no sabemos qué hacer. «Se me ha roto una tubería, ¿qué hago?» Calma, nosotros te lo contamos paso a paso.

Cuando se trata de una tubería de agua rota, el daño puede ser grave para tu hogar, tus pertenencias e incluso para tu salud. Hay que tomar decisiones rápidas y repararla con la máxima brevedad posible. Ten siempre a mano el contacto de tu empresa de fontanería y desatascos de confianza, para que mientras tú evitas el caos en tu hogar, ellos se apresuren a darte una solución rápida. Entonces, ¿qué debemos hacer mientras los profesionales de fontanería vienen a arreglar la tubería?

Los 3 pasos a seguir cuando se ha roto una tubería en casa y no sabes qué hacer

1. Parar el agua

Lo primero que debemos hacer cuando sospechemos que se ha roto una tubería, es cerrar la toma de agua, incluso si no sabes de dónde proviene el agua. Normalmente, ese grifo se encuentra debajo del fregadero de la cocina o donde la tubería de servicio principal se conecta a tu casa. Es recomendable que cada miembro de la familia conozca la ubicación de la llave de paso de agua para este tipo de emergencias.

Una vez cortemos la llave de paso del agua, deberemos drenar las tuberías. Para ello, encendemos el agua fría en todos los grifos. Nos aseguramos a su vez, de descargar cada inodoro al menos una vez.

Por otro lado, apagamos el calentador de agua. Una vez que el sistema de agua caliente esté apagado, dejamos correr el agua caliente para drenar ese suministro. Cuando no haya más agua corriente del grifo, la fuga deberá detenerse.

2. Localizar la tubería rota e inspeccionamos el daño

Después de drenar todo el exceso de agua, daremos con la tubería que está averiada. Inspeccionamos el daño y consideramos dónde se encuentra la tubería antes de salir corriendo a cualquier ferretería de la zona. Podemos sacar fotos o grabar un vídeo para documentar el siniestro.

Debemos tener en cuenta de que, independientemente del daño o el tamaño de la rotura, una tubería de agua importante tardará más tiempo y esfuerzo en reemplazarse. Este tipo de tuberías retienen más agua y conducen a conexiones adicionales, en lugar de una sola tubería, como por ejemplo las que se encuentran debajo del lavabo del baño.

Si se trata de una tubería más pequeña, es posible que podamos parchearla y evitar daños adicionales al mismo tiempo. En el mercado disponemos de diversos componentes pensados para usar en reparaciones rápidas de fugas, escapes y grietas. Hablamos de cintas de fibra reforzada de poliuretano y masillas de soldadura en frío, que normalmente sirven para aplicar sobre todo tipo de materiales (cobre, PVC, acero, hierro…) con muy buena adherencia y resultados duraderos.

3. Llamar a un equipo de fontanería profesional.

En cualquier caso, si la tubería es grande, y tanto si tiene una grieta pequeña o la avería es más grave, ponte en contacto con una empresa profesional de fontanería que se ocupe de la reparación de todos los daños inmediatamente. Es recomendable, contactar también con profesionales para revisar los parcheados y las tuberías que a priori no presentan tanta complejidad, para evitar problemas mayores a futuro.

Llama al seguro del hogar o de tu local u oficina para informarle del siniestro y para que te mande un perito a evaluar el alcance de la avería y las posibles causas que la han provocado.

Ahora que conocemos qué hacer en estos casos, ¿cómo podríamos evitar que esta avería sucediera de nuevo? Te contamos las causas más comunes por las que se rompe una tubería

Causas comunes por las que se rompe una tubería

  • Exposición a la presión: si algo bloquea una tubería, ya sea dentro del hogar o en la red de alcantarillado saliente, la presión se acumulará detrás de esa obstrucción. Las causas comunes de tubería obstruida incluyen verter grasa de cocina en el desagüe, toallitas húmedas o productos sanitarios en el inodoro.
  • Árboles maduros cerca de las líneas de agua: las raíces de los árboles buscan agua y nutrientes de las líneas de agua y alcantarillado enterradas y son una causa común de obstrucciones y roturas de tuberías.
  • Suelo arcilloso: los suelos arcillosos pesados ​​se compactan fácilmente. También tienen mal drenaje. Ambos factores pueden provocar daños en la tubería con el tiempo. Además, el suelo arcilloso tiende a ser más corrosivo que el suelo arenoso y los minerales en el suelo pueden debilitar las tuberías.
  • Materiales corrosivos: el vertido de materiales como pintura u otros solventes en el fregadero, o el uso regular de limpiadores de desagües, pueden debilitar la tubería interior y las líneas de alcantarillado.
  • Congelación: el clima frío es la causa principal de la falla de la tubería. Cuando el agua de dentro de una tubería se congela, se expande, y eso puede hacer que las tuberías exploten.
  • Falta de mantenimiento: la falta de mantenimiento de tuberías adecuado o incluso las instalaciones viejas o reparaciones anteriores mal terminadas, pueden ser una de las causas más comunes de avería en las cañerías. Asegúrate de que todo esta en orden y plantea una revisión si tus tuberías son reincidentes en esta cuestión.

En cualquier caso, es muy probable que te quede alguna duda y necesites ayuda. En Limpiezas Morga somos expertos en servicios integrales de fontanería y en soluciones rápidas con todas las garantías. Llámanos al 606 066 066 y contacta con nosotros, te ampliaremos la información sin ningún compromiso.

Reparación de tuberías

Últimos contenidos sobre fontanería y desatascos

Utilizamos cookies propias, de terceros y de análisis de los hábitos de navegación para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, aceptas la instalación de las mismas. Puedes configurar las cookies en tu navegador, aunque esto puede ocasionar dificultades de navegación en la web. Cómo configurar