Urgencias: 606 066 066
Problemas para un Administrador de Fincas en la gestión de una comunidad de vecinos

Problemas para un Administrador de Fincas en la gestión de una comunidad de vecinos

Son muchos los problemas que puede encontrarse un Administrador de Fincas en la gestión de una comunidad de vecinos. Es mejor conocerlos desde el principio para actuar lo mejor posible y enfrentarse a ellos de la mejor manera.

Sin ninguna duda se trata de una figura que a menudo está envuelta en conflictos vecinales. Entre los problemas que puede encontrarse un Administrador de Fincas están la morosidad, ruidos, disputas personales entre vecinos, problemas de permisos en reformas, obras en espacios comunes o la gestión en el mantenimiento de las tuberías.

Problemas que puede encontrarse un Administrador de Fincas

Será de gran importancia que para evitar este tipo de problemas, se lleve un estricto control a todos los niveles posibles. Comenzando por el mantenimiento y el saneamiento de las instalaciones comunes.

La incidencia de humedades en una vivienda o comunidad de viviendas es probablemente uno de los focos de conflicto más habituales que puede encontrar un administrador de fincas. En todos los casos este problema tiene estricta relación con el estado de la red de tuberías y conductos hidráulicos.

Un escaso control provoca la aparición de obstáculos en cañerías y tuberías, por lo que el flujo de agua se reduce y se crean zonas de presión que al final acaban desembocando en fenómenos graves como inundaciones o humedades con sus consiguientes riesgos y consecuencias a nivel arquitectónico.

Sin embargo, cuando el origen de las humedades esté provocado por un elemento privado, el coste de la reparación deberá ser asumido por el propiertario del elemento causante de dicha humedad. Esto puede llevar a grandes disputas porque generalmente el inquilino tiende a pensar que este tipo de problemas deben ser asumidos a nivel económico en todos los casos por la comunidad, cuando lo cierto es que no es así.

Sin embargo, si estamos hablando de un problema que es generado a partir de un elemento común como las bajantes o la rotura de tuberías generales, la comunidad deberá asumir el coste de dicha reparación.

Por este tipo de problemas, siempre es muy aconsejable que la comunidad cuente con un seguro que cubra los daños a terceros producidos por el agua y los desperfectos que puedan producirse de forma natural o por la falta de previsión de la comunidad o el administrador de fincas.

Descargar guía

Categorías: Redes saneamiento

Últimos contenidos sobre fontanería y desatascos

Utilizamos cookies propias, de terceros y de análisis de los hábitos de navegación para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, aceptas la instalación de las mismas. Puedes configurar las cookies en tu navegador, aunque esto puede ocasionar dificultades de navegación en la web. Cómo configurar