Fontaneros 24 h. Desatascos Pozos sépticos

Mantenimiento de una piscina, los problemas habituales con el agua

31 octubre, 2017

El mantenimiento de una piscina es una labor necesaria y muy exigente. Requiere de una serie de conocimientos que desvelamos en este artículo. Todo lo que debes saber para cuidar una piscina e identificar los problemas más habituales.

Una piscina es un emplazamiento bastante exigente que requiere de una serie de cuidados y labores de mantenimiento.

Fácilmente podemos encontrar una gran variedad de síntomas de que algo no está funcionando como debería, como fugas de agua en las piscinas.

Hoy vamos a decirte qué debes hacer cuando esto ocurre y cómo llevar a cabo el mantenimiento de una piscina.

Vamos a repasar los problemas más habituales que pueden aparecer en el agua de nuestra piscina y, lo más importante, cómo solucionarlos.

Cosas que debes saber sobre el mantenimiento de una piscina

El agua que almacena una piscina debe estar en perfectas condiciones mediante el uso de productos adecuados y el filtrado constante mediante depuradoras.

En caso de que presente una apariencia verdosa y/o encontremos musgo en sus paredes o una superficie resbaladiza seguramente se deba a un tratamiento insuficiente.

Debemos tener en cuenta que el pH del agua debe situarse entre 7 y 7,6, para ello podemos utilizar productos específicos que se encarguen de la regulación del pH.

Por otra parte el cloro y alguicidas será imprescindible para impedir que se genere vida de microbios o algas y su disolución deberá ser compaginada con un proceso de filtrado a partir de máquinas depuradoras.

A modo de referencia, debes saber que la proporción del cloro debe situarse en torno a 1 litro por cada millón de litros.

Si el agua presenta un aspecto blanquecino o turbio probablemente sea porque se ha superado el nivel de pH adecuado. Ten en cuenta que si no regulamos el pH del agua las consecuencias se irán multiplicando y además de afectar al agua afectará a los accesorios de la piscina oxidándolos.

También es importante que la arena o sal que se encarga de filtrar el agua desde nuestra depuradora, esté limpia y se recambie con cierta asiduidad.

Después de utilizar un producto regulador de pH y de asegurarnos de que el material de filtrado está limpio, deberemos activar el sistema de filtrado durante varias horas o durante toda la noche. Gradualmente, el agua irá perdiendo su tonalidad blanquecida y recuperará un aspecto cristalino.

 

Descargar guía

Categorías: Trucos del hogar

Etiquetas: , ,


Mantenimiento de una piscina, los problemas habituales con el agua
Valora este post


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apúntate a nuestra newsletter

Acepto el aviso legal.

Últimos contenidos sobre fontanería y desatascos