Urgencias: 606 066 066
Dónde acudir cuando hay problemas en una comunidad de vecinos

Dónde acudir cuando hay problemas en una comunidad de vecinos

Que surjan problemas en una comunidad de vecinos es algo muy común. Por eso es importante que sepas cómo actuar y dónde acudir si sucede en la tuya.

Si convivir en paz y armonía con los que tenemos en casa puede resultar complicado a veces, ¿cómo no va a serlo hacerlo con aquellos que están de puertas para afuera, y con los que además estás obligado a entenderte por el bien común?

Aunque en tu comunidad no hayáis tenido que afrontar ningún tema delicado que genere malestar o disputas entre los vecinos, es muy probable que, por desgracia, tarde o temprano la cosa cambie. Y como llegado el momento, no queremos que te sientas como un pez fuera del agua, queremos compartir contigo cuáles son los problemas en una comunidad de vecinos más frecuentes, cómo proceder y dónde acudir si el asunto pasa a mayores.

Problemas en una comunidad de vecinos habituales

De todos los problemas que pueden surgir en una comunidad de propietarios, destacan seis:

  1. Ruidos

El exceso de ruido que provenga de música o una tele demasiado alta, de electrodomésticos en funcionamiento a deshoras, del arrastre de muebles u otros objetos, del ladrido o maullido de un animal, etc., son algunos ejemplos de una de las primeras quejas entre vecinos y motivo de conflicto en una comunidad.

  1. Mal cuidado y uso de los espacios comunes

Hay propietarios que olvidan que deben conservar las zonas comunitarias del edificio en el que viven como si fueran su propia casa. Y que, al igual que tienen unos derechos de uso, también tienen la obligación de mantenerlas en perfectas condiciones. No prestar atención, ni tener el más mínimo cuidado, y ensuciar zonas comunes como el portal, el ascensor, las escaleras o los rellanos, estará muy mal visto por el resto de vecinos.

  1. Derramas

Las derramas son gastos puntuales o extraordinarios que se producen por realizar obras de acondicionamiento o rehabilitación en un edificio (ascensor, portal, fachada, tejado, etc.). Pueden generar problemas cuando en las comunidades no hay mucho dinero ahorrado, cada vecino tiene que aportar su parte, y no todo el mundo está de acuerdo en acometerlas, o no hace frente a los pagos una vez aprobadas.

  1. Morosos

Los propietarios morosos, bien por no hacer frente a las cuotas de gastos ordinarios de la comunidad, o a las derramas, son otra de las causas de controversia. Y máxime cuando hay que tomar acciones legales contra ellos, con el gasto que ello conlleva. 

  1. Reformas en una casa

Cuando se llevan a cabo reformas en una casa, es fundamental contar con los permisos de obra y ponerlas a la vista de todos, extremar la limpieza si se usan espacios comunes y respetar todo lo posible las horas de descanso en cuanto al ruido. Lo normal es que los vecinos sean tolerantes y comprensivos, pero si no se tiene cuidado o se provocan desperfectos en las viviendas colindantes, fácilmente surgirán enfados y desavenencias con ellos.

  1. Problemas con el presidente de la comunidad o con el administrador de fincas

Cuando el presidente en funciones o el administrador de fincas contratado no cumplen su cometido, es habitual que se genere malestar entre los vecinos. A los que, si no queda otro remedio, les tocará llegar a acuerdos y tomar decisiones, para remover o despedir a la persona de su cargo.

¿Cómo resolver los problemas vecinales?

Tres son las opciones:

  1. Diálogo

En cualquiera de los casos anteriores, lo recomendable siempre es agotar la vía del diálogo hasta encontrar una solución o conseguir un cese de las molestias cuanto antes.

Cuando el asunto, por ejemplo, incumba a dos vecinos el diálogo deben iniciarlo las partes implicadas. Pero si éste no llega a buen término, o afecta a más miembros de la comunidad, lo adecuado es que sean el presidente y la junta de propietarios o, si existe un administrador de fincas contratado, los que intenten mediar. Con un inciso, si el problema es con el propio presidente, será la junta la que deberá hablar con él para destituirlo si procede, y, si es con el administrador de fincas, será la misma junta y el presidente de la comunidad.

  1. Ley de Propiedad Horizontal

Si mantenidas diversas conversaciones éstas no dan sus frutos, lo correcto es recurrir a lo que dice la Ley de Propiedad Horizontal o LPH. La Ley de Propiedad Horizontal, de la que otras veces os hemos hablado en el blog, es la encargada de dirimir todos aquellos aspectos relativos a las comunidades de vecinos y a los conflictos que puedan darse en ellas. Regulando una serie de derechos y obligaciones que no dependen en ningún caso de la voluntad de los propietarios, si no de lo que marca la legislación.

  1. Vía penal

Cuando no hay un entendimiento y es imposible llegar a ningún acuerdo, la última y única opción es que sean los tribunales los que juzguen y resuelvan los hechos objeto de conflicto. 

En nuestro trabajo diario de Limpieza y Desatascos en Bilbao y el resto de Bizkaia, ofrecemos servicios a comunidades de vecinos, presidentes y administradores de fincas, y en ocasiones somos conocedores de estos problemas. Por eso sabemos que disponer de información detallada nunca va a estar de más, pero ojalá no necesites usarla. Al fin y al cabo, no es una utopía que existen comunidades de vecinos muy bien avenidas y tal vez la tuya sea una de ellas.

Solución Comunidades de vecinos

Últimos contenidos sobre fontanería y desatascos

Utilizamos cookies propias, de terceros y de análisis de los hábitos de navegación para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, aceptas la instalación de las mismas. Puedes configurar las cookies en tu navegador, aunque esto puede ocasionar dificultades de navegación en la web. Cómo configurar