Cómo cuidar una fosa séptica

9 agosto, 2016

Si quieres saber cómo cuidar una fosa séptica, en primer lugar has de comprender que no tiene una capacidad infinita.

La mitad de los desechos se descomponen gracias a las bacterias, pero el resto se acumula poco a poco hasta que llega un momento en el que la fosa se llena, por lo que es necesario su vaciado periódico. Es importante hacer un buen uso y sobre todo tener un servicio profesional de Mantenimiento y cuidado de fosas sépticas en Bizkaia que se ocupe de revisar su estado y actuar preventivamente para evitar problemas.

Seis claves para un correcto cuidado de una fosa séptica:

1. Ciertos productos perjudican nuestra red de saneamiento.

Diversos productos químicos presentes en pinturas y barnices limitan y ralentizan la capacidad de descomposición de los desechos haciendo crecer el nivel de la fosa. Los aceites también incrementan los niveles de la fosa séptica por los mismos motivos. Además, otros químicos como el cloro y los pesticidas perjudican el ecosistema bacteriano del interior y por tanto paralizan la descomposición de desechos ocasionando grandes problemas. Uno de los grandes enemigos de las fosas sépticas son las toallitas húmedas que algunas personas eliminan a través de su retrete, un grave error de desagradables consecuencias.

2. Conocer y prestar atención a las señales de alerta.

Gran parte de los problemas ocasionados en las fosas sépticas podrían evitarse prestando atención a los síntomas clásicos: malos olores en desagües y cuartos de baño, jardines rezumando humedad, lentitud en los sumideros, etc. Ante la menor sospecha es recomendable contratar una revisión por profesionales, para evitar males mayores.

3. Vaciar la fosa séptica con regularidad.

La actuación preventiva puede ahorrarte disgustos y malas experiencias con las aguas fecales de tu red de saneamiento. Contrata el vaciado periódico de tu fosa y un mantenimiento preventivo para evitar averías, acumulación de desechos, atascos, etc. Una empresa profesional, sabe muy bien cómo cuidar una fosa séptica.

4. Vigilar que no se sobrecargue.

En ciertas épocas del año, es conveniente no excederse en el uso de nuestros lavavajillas y lavadoras para no sobrecargarla de agua. Si alcanza un nivel elevado es imprescindible proceder a su vaciado mediante profesionales del desatasco y mantenimiento de fosas. Si la fosa se encuentra en un jardín, es conveniente no regar esa zona del jardín durante los meses de invierno.

5. Aceleradores de descomposición orgánica.

Existen en el mercado estos productos que contienen bacterias y microorganismos que aceleran la descomposición de los desechos, de forma que se eliminan más rápidamente los productos fecales alargando la vida útil de la fosa séptica.

6. No verter aguas pluviales ni aguas limpias.

Asegúrate de que en tu fosa séptica solo van a parar aguas fecales y aguas sucias de las cocinas. La sobrecarga de agua producirá el acortamiento de la vida de tu fosa. Las aguas pluviales deben ir a parar directamente a las alcantarillas. Aprende cómo cuidar una fosa séptica, con un uso ecológicamente responsable del agua, prolongarás la vida de tu fosa séptica.

Confía siempre en un profesional. En Limpiezas Morga te atendemos 24 horas al día, 365 días al año. En menos de 1 hora llegamos a cualquier punto de Bizkaia, y nunca nos vamos sin haber resuelto tu problema.

 
Atascos y fontanería

Categorías: Fosas sépticas

Etiquetas: , ,


Cómo cuidar una fosa séptica
5 (100%) 1 voto


Una respuesta a “Cómo cuidar una fosa séptica”

  1. […] Ya sea un problema de desatascos en Bilbao, o en otra localidad vizcaína, o bien un problema en la fosa séptica, en la red de saneamiento, en tu comunidad de vecinos, una humedad, nadie ofrece mayores garantías […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apúntate a nuestra newsletter

Acepto el aviso legal.

Últimos contenidos sobre fontanería y desatascos